Con la finalidad de prevenir y controlar brotes de rabia en las especies ganaderas, el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego, a través del SENASA, realizó 201 jornadas de campo para el control poblacional de murciélagos hematófagos en el ámbito del Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro – VRAEM.
En el presente año, el SENASA ha logrado realizar un control oportuno en los distritos de Tambo, San Miguel, Chilcas, Luis Carranza, Anco, Chungui, Oronccoy, Samugari, Santa Rosa, Ayna, Sivia, Llochegua, Río Tambo, Vizcatan del Ene, Pichari, Kimbiri, Villa Kintiarina y Villa Virgen.
Los murciélagos hematófagos (Desmodus rotundus) se alimentan de sangre del ganado y son los principales transmisores de la rabia silvestre, por ello los especialistas de la entidad sanitaria buscan disminuir su población, capturando los vampiros con todas las medidas de precaución y bioseguridad.

Vampiricida

Una vez realizada la captura de los murciélagos, estos son untados con pasta vampiricida (veneno anticoagulante) y son nuevamente liberados para que regresen a sus colonias, donde estos, al lamerse entre sí producen el efecto del envenenamiento múltiple.
Esta labor emprendida por el SENASA, son necesarias para salvaguardar la sanidad de la ganadería familiar, que puede contagiarse de rabia a través de mordeduras de vampiros portadores del virus, y más aun sabiendo que esta enfermedad no tiene tratamiento eficaz y es zoonótica.

Medidas sanitarias preventivas

Durante este año, se ha logrado vacunar a un total de 10 801 animales, entre las especies como bovinos, ovinos, caprinos, porcinos y équidos, en beneficio de 1378 ganaderos.
Estas acciones preventivas son reforzadas con la sensibilización de productores para que conozcan el riesgo de la rabia; así como los daños económicos que traería consigo la presencia de esta enfermedad en la zona.

About Luis Jeampiere Cruzado Palomino