Hoy en día las personas utilizan distintos medios para comunicarse, actualmente el más usado es el Internet; un medio en el que las personas ya no necesitan estar juntas para poderse decir lo que piensan. Hay una frase que últimamente ha sonado mucho: “Hoy, hablas más con quien está lejos, que con quien está a lado tuyo” y eso es muy cierto ya que con la aparición de los celulares con Internet, la gente ya esta las 24 horas del día con acceso a las personas que están relativamente lejos.

Cuando escuchamos el término “redes sociales” hoy en día, la mayoría de los niños, jóvenes y

adultos jóvenes no lo relacionan con algo nuevo o una tecnología reciente. Lo asimilamos como una herramienta básica para el desarrollo diario; y se debe a que por medio de estas redes sociales, principalmente Facebook y Twitter, nos encontramos conectados a nuestros amigos, familiares y hasta maestros y jefes.

Estas conexiones nos permiten comunicarnos para establecer interacciones de afecto, de necesidades laborales, escolares y sociales. Así mismo se usa para la búsqueda de las mencionadas, como encontrar trabajo, pareja y amigos. Por otro lado, estos sitos virtuales han sido un portal de expresión del ser humano, por medio de ellos uno se puede enterar acerca del estado anímico y sentimientos de una persona.

Parece ser que por medio de una red social todo es posible; por lo que esto impli

ca la existencia de riesgos, entonces ¿Existe un límite de edad para poder ser partícipe de una red social? Generalmente estos sitios estipulan una edad mínima de 13- 14 años, sin embargo estudios recientes han demostrado que existen usuarios desde los 8 años de edad.

LO POSITIVO:

1. Rapidez de la información

Es evidente que las Redes Sociales cuentan con puntos fuertes, tanto a nivel personal como a nivel profesional. Uno de ellos es la rapidez con la que nos enteramos de las noticias más destacadas del día. La información se nos muestra en nuestro muro o en nuestro timeline constantemente compartida por contactos o amigos.

En muchas ocasiones (y cada vez con más frecuencia) nos

enteramos de los grandes titulares del día desde las Redes Sociales en lugar de desde el medio de comunicación, porque alguien de nuestro entorno lo ha compartido en sus Redes Sociales. Esta información que nos viene dada y que aparece en nuestro timeline o muro, sin nosotros hacer nada absolutamente, es una de las grandes ventajas de los Social Media: estamos constantemente informados sobre la actualidad del día.

2. Conocimiento de perfiles de interés

Además, al igual que encontramos información con rapidez, las Redes Sociales como Pinterest, Instagram o Twitter nos facilitan encontrar a personas con las que compartimos intereses y aficiones, de manera que se crea un vínculo virtual con personas a las que no conoces pero que, por normal ge
neral, todo lo que comparten te resulta útil o interesante.
Todo tipo de hobbies, aficiones o intereses están representados en las Redes Sociales. Puedes encontrar fácilmente vídeos, publicaciones, grupos o páginas que hablen de lo que a ti te interesa y conectar con los otros usuarios con los que, al menos, tienes una cosa en común. Antes, encontrar a fanáticos de ciertas actividades era como buscar una aguja en un pajar, ahora con los Social Media es más sencillo que nunca.

3. Facilidad para retomar el contacto

Y no hace falta irnos a los desconocidos para destacar otra gran ventaja de las Redes Sociales como es la facilidad con la que se retoma el contacto con antiguos amigos o compañeros de cla
se o de antiguos trabajos que, de otra forma no hubiéramos encontrado en la inmensidad de la red. ¿Soy yo o desde que está Facebook se han hecho más cenas de clase, de la facultad o de amigos de la infancia que antes? 😉

4. Acceso a todo tipo de contenidos

Otro de los aspectos positivos de las redes sociales es todo lo que aprendemos de otras personas, tanto en aspectos de aficiones como en materia profesional. En las redes hay personas con mucho talento y la viralización de los contenidos hace que podamos acceder a todo tipo de consejos, guías, tutoriales y manuales que nos ayudan en nuestro día a día, bien para preparar una presentación profesional bien para elaborar una tarta de cumpleaños para fiestas familiares.

5. Capacidad de autopromoción

No quiero acabar la parte positiva de las Redes Sociales sin destacar también el gran papel que tienen en nuestra faceta profesional, no sólo por lo que podamos aprender, sino por la capacidad de promoción de nuestra empresa en redes como Pinterest o Youtube, o la facilidad para encontrar empleo que nos brinda LinkedIn. Cada vez es más habitual que las redes sociales se orienten a objetivos profesionales.

6. Fuente de entretenimiento

Los hábitos han cambiado y atrás quedan los tiempos en los que la televisión era la reina del entretenimiento. En el panorama actual son las Redes Sociales las que lideran el ranking de soportes de

entretenimiento.

El contenido media y los vídeos a modo stories en Instagram o los juegos y tests en Facebook ocupan gran parte del tiempo libre de jóvenes y no tan jóvenes. Sin olvidar las apps de mensajería instantánea como WhatsApp, quienes se llevan la palma del tiempo empleado en línea.

7. Venta online

Con Instagram Shopping cualquier negocio puede vender sus productos. ¿Cómo? A través de una cuenta empresarial una marca puede subir imágenes con sus propios productos.

Se trata de imágenes interactivas en las que aparece el precio al hacer click sobre un producto en concreto. Si el usuario está interesado en él solo tendrá que hacer click sobre el precio que aparece a modo etiqueta para visualizar el producto detallado en la web oficial de la marca y, si está interesado, finalmente comprarlo. La venta con dos clicks ya está aquí.

LO NEGATIVO:

1. Exhibicionismo selectivo

El primero es que hay un exceso de exhibicionismo ‘selectivo’ en el que mostramos sólo una cara de nuestra vida: la atractiva, la llena de éxitos y alegrías, dejando a un lado los despidos en el trabajo, las rupturas amorosas, los suspensos los exámenes. Sólo mostramos en las redes sociales la cara exitosa de nuestras vidas y dejamos a un lado todo aquello que nos pueda hacer sentir vulnerables o inferiores a los
demás.
Acerca de este asunto, encontramos este cortometraje que muestra con toda su crudeza la espiral del postureo en las Redes Sociales y la casi obligatoriedad de compartir en ellas sólo los aspectos exitosos de nuestra vida para lograr la aceptación social.

2. Exceso de vanidad

Junto al postureo y casi de la mano, encontramos como aspecto negat
ivo el exceso de vanidad que se transmite vía Redes Sociales. Ya lo comentamos cuando analizamos el caso concreto de Twitter, pero es algo que tienen en común muchas Redes Sociales: desde las exageraciones de currículum y experiencia profesional en LinkedIn de muchos, hasta cierto tipo de fotos en Instagram, pasando por los retuits que hacemos a los piropos que nos hacen los demás; parece que la vanidad es uno de los motores más potentes de las Redes Sociales.

3. Fragilidad de nuestra privacidad

A causa precisamente del punto anterior y sin apenas darnos cuenta c
ompartimos información íntima o muy personal con miles de extraños. Borrar esta huella digital no es nada fácil y ahí quedan para la posteridad imágenes y comentarios que pueden hacer que perdamos un trabajo o que, directamente, no accedamos a un empleo. No sería la primera vez que alguien pierde su puesto por un comentario fuera de tono en las Redes Sociales.
Ésta es otra desventaja: la falta de privacidad y la exposición constante a terceros de nuestra vida personal.

4. Rumores sin contrastar

Y si veíamos con ventaja la inmediatez de la información, la otra cara de la moneda es la velocidad con la que se extienden de un muro a otro los rumores que no son verdad, los falsos mitos, las leyendas urbanas, las historias directamente inventadas y, cada vez más, las fotos retocadas y manipuladas.
En los Social Media se propaga este tipo de pseudo-información con la velocidad de un virus y esto es sin duda otro de los aspectos negativos de las Redes Sociales.

5. Pérdida de tiempo

Cada vez son más los que consideran a las Redes Sociales una pérdida de tiempo. Son muchas las veces en las que la población consulta el móvil a lo largo del día para ver qué ha pasado y qué han subido o compartido sus contactos.

Y al final, la suma de esos breaks resulta un total de tiempo empleado en redes que no se ha dedicado a otras tareas, ya sean a nivel laboral o personal. Por ello, cada vez más usuarios desconectan temporal o totalmente de sus perfiles sociales.

6. Exceso de publicidad

Cada vez hay más anuncios inundando las webs. La publicidad social inunda las redes a modo de banners, anuncios en forma de vídeo o promociones que aparecen entre publicaciones o por sorpresa llenan toda la pantalla de la página a la que habías accedido previamente.

Lo que las marcas creían que era una fuente de captación de interés está func

ionando en el modo inverso. Introducir en redes multitud de anuncios está colapsando al usuario, quien se está alejando de la marca a pasos agigantados.

7. Errores que pueden salir caros

Por último, lo malo de las Redes Sociales es que son un altavoz de nuestras opiniones (y eso no siempre es bueno). Antes, si decíamos algo inexacto o equivocado no pasaba nada; ahora el meter la pata en Redes Sociales deja rastro y, en algunos casos han sido sonados ridículos nacionales por llevarse a cabo por personajes públicos. Si se hubiera pensado antes el mensaje a compartir, se hubiera evitado alguna dimisión que otra…

En definitiva, estos son los siete aspectos positivos y los siete aspectos

negativos de las Redes Sociales más destacables según nuestras experiencia. Y ya sabéis, vale la pen

a potenciar lo bueno que nos ofrecen los Social Media (que son muchas cosas) y tratar de minimizar la parte negativa para sacarle todo el buen jugo a las redes.

About Mayra Lizeth Ruiz Zarate