Los vientos conocidos como paracas se producen debido a la diferencia de presiones entre dos puntos específicos, que pueden provocar levantes de polvo y arena a su paso. Debido a este fenómeno natural, la visibilidad se reduce entre cincuenta y cien metros que por lo general, también vienen acompañadas de remolinos de viento que son comúnmente conocidos como ‘diablos de polvo’. Estos torbellinos pueden llegar a medir entre 10 a 100 metros de diámetro, y tener una altura de hasta mil metros y podrían estar relacionados al cambio climatico.

Se aconseja tomar las precauciones del caso para evitar cualquier accidente relacionado con este tipo de tempestades. De ser necesario, en caso de que existan fuertes vientos o tempestades de polvo, se recomienda no abandonar las viviendas. Los techos de material liviano deberán ser reforzados en las zonas que presenten paracas. También es recomendable asegurar las ventanas, evitar el contacto con cables o redes eléctricas, y mantenerse alejado de estructuras afectadas por el viento.

About Hellen Serna Mardini